domingo, 26 de julio de 2009

Cuando el artista sí importa. CULTURA LIBRE

David Mamani Cartagena


El periodista aborda una temática referida a la ‘cultura libre’, vista como la propiedad intelectual regida bajo el dominio del sistema Copyright. Habla del artista, sumergido en la sociedad, con sus prioridades y complicaciones. A su vez, enumera las obras culturales y propone un nuevo modelo de difusión para Bolivia

Un hecho inusual llamó mi atención hace unas semanas cuando un grupo diverso de artistas locales (músicos, intérpretes y compositores) decidieron crear una filial departamental de Sobodaycom (Sociedad Boliviana de Autores y Compositores) para canalizar los pocos recursos que este ente administra en concepto de regalías (ejecución pública).

Semejante conciencia gremial y regional apelaba a la defensa de sus afiliados con la excusa del centralismo dominante. Sin embargo, nuestros artistas no se han percatado de que al margen de la agorera demanda que pregonan es necesario plantear en el presente la propiedad intelectual como un medio masivo de fácil acceso, que se constituye en un bien cultural, democrático y socializador, el nuevo paradigma del siglo XXI.

Con esta lógica se afirma que la idea de determinado autor es abierta a la sociedad (alcance, acceso y uso), negando a terceros la posibilidad de apropiarse de la misma idea. Al mismo tiempo invita a otros autores a mejorar la idea del primero para el bien colectivo, constituyendo una nueva obra derivada. Note usted lector que en ningún momento se vulneran los derechos de autor; al contrario, se crean nuevos derechos de autor.
Esta premisa tuvo lugar hace unos años con el devenir tecnológico en cuanto al desarrollo del software informático, cuyo objetivo principal era poner fin a la codicia de grandes emporios como Microsoft, con lo que emergió el software libre. Empero, este concepto fue la raíz de un nuevo orden creativo denominado ‘cultura libre’, quizá el más apropiado y que atañe universalmente al ser humano. Por tal motivo no indagaremos en el marco tecnológico.

Una parte de la propiedad intelectual se rige bajo el dominio del sistema Copyright vigente en algunos países como el nuestro, administrado por el Servicio Nacional de Propiedad Intelectual (Senapi). Al definir Copyright, el sitio Wikipedia afirma: “Conjunto de normas y principios que regulan los derechos morales y patrimoniales que la ley concede a los autores, por el solo hecho de la creación de una obra literaria, artística, científica o didáctica, esté publicada o sea inédita”.
Entendiendo la ‘cultura libre’ como la producción intelectual de uso colectivo o bien “la visión de la cultura promovida por un heterogéneo movimiento social basado en la libertad de distribuir y modificar trabajos y obras creativas (Wikipedia)”, es evidente que ésta no se restringe a un marco legal regulador porque era oportuno anular todo tipo de delimitación en cuanto al uso de las ideas -reconociendo al autor- y más bien fomentar la innovación producida por esta revolución.

Lawrence Lessig, autor del libro Cultura libre y fundador de la iniciativa Creative Commons, es uno de los más grandes activistas de este nuevo modelo de producción intelectual. Apoyado por otros ideólogos definió las obras culturales libres como aquéllas que permiten las siguientes libertades: a) usar el trabajo y disfrutar de los beneficios de su uso, b) estudiar el trabajo y aplicar el conocimiento adquirido de él, c) hacer y redistribuir copias, totales o parciales, de la información o expresión, d) hacer cambios y mejoras, y distribuir los trabajos derivados.
Esta libertad se sustenta en una visión contestataria al Copyright, el Copyleft, reiterando una vez más la idea de la libertad de uso de una idea original de determinado autor para su posterior derivación creativa.
Como ejemplo y para algunos posibles detractores, no estamos lejos del tiesto. A nivel local grandes precursores como el grupo Linux Santa Cruz pasan desapercibidos como seguidores del software libre o la pujante editorial Nicotina Cartonera, cuya producción autosustentable se debe a la cesión total de los derechos de los autores que publican a través de ella. Estamos a tiempo de sugerir un nuevo modelo de difusión que el Estado boliviano debería considerar para fomentar la producción intelectual y/o cultural de sus habitantes.

- Vía: El Deber -

4 comentarios:

  1. en realidad no estás regido por el copyright sino por el " derecho de autor " que es un derecho mucho más amplio, del que disfrutamos los creadores de los paises latinos. este derecho nos permite tomar decisiones como editar nuestras obras también en el circuito de editoriales cartoneras o brindarlos libremente para su uso en eduación, porque hay en este derecho un margen de decisiones que corresponden al autor que no se pueden traspasar a una empresa .el copyletf es válido para los paises anglosajones donde está establecido el copyright desde el siglo XVIII y es una pena que nosotros latinos estemos tan mal informados sobre lo que realmente tenemos y copiemos un movimiento que tiene hasta nombre anglosajon y si bien es muy ético no corresponde a nuestro marco legal.

    ResponderEliminar
  2. Hola, si te interesa ganar hasta 50 euros FIJOS mensuales, por cada blog o web, sin publicidad intrusiva ni pagos por click, y hasta 7.5 euros mensuales por referidos, ingresa por el siguiente vínculo: http://www.blogscolombia.biz/?ref=http://publicidadblogs.blogspot.com/

    O si quieres también generar ingresos por la modalidad Pago Por Click, además de ganar 1 euro por cada usuario que refieras y recibir una comisión mensual del 10% de la facturación de cada referido, ingresa por el siguiente vínculo: http://www.pagoporclick.biz/?ref=http://publicidadblogs.blogspot.com/

    Ambas páginas son la misma compañía, ahí podrás leer más información y afiliarte por la pestaña Darse de Alta, envíanos tus webs o blogs para revisarlos, en las dos o en la opción que más te convenga. Recuerda, para poder afiliarte siempre debes estar invitado por un referido, sino no lo podrás hacer.

    Si tienes dudas puedes contactarme a publicidadblogs@gmail.com.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Qué tal, mi nombre es Jorge Plata y por el momento estoy investigando para armar un artículo de las editoriales cartoneras en latinoamérica, espero me puedan pasar algún correo electrónico para enviar la entrevista.

    Gracias de antemano.

    ResponderEliminar